Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola

"Mediante la interpretación, entendimiento; mediante el entendimiento, aprecio; mediante el aprecio, protección"

Freeman Tilden

Interpretación de la Naturaleza

Observación de fauna

"En compañía de los habitantes del bosque"


La variedad de hábitats que alberga la Serranía de Cuenca permite la existencia de una gran diversidad faunística. Multitud de especies de mamíferos, aves, anfibios y reptiles ocupan su lugar en el complejo entramado de relaciones ecológicas que determinan el funcionamiento de los ecosistemas serranos, de los que también forman parte elemental las comunidades de invertebrados. Aunque a lo largo de nuestras rutas interpretativas es frecuente la observación de fauna, no es eso lo que pretendemos –al menos como fin central–, principalmente porque los animales silvestres son muy cautos, huidizos y esquivos, y la observación de una u otra especie despende exclusivamente de la suerte que tengamos ese día en nuestra salida al campo. Nos deleitamos en este caso con la interesante interpretación de las innumerables huellas y señales que los animales nos dejan en su quehacer diario.

Pero en Azeral nos apasiona la fauna silvestre, por lo que desarrollamos actividades especialmente enfocadas al disfrute de la Naturaleza a través de la observación e interpretación de las especies animales que habitan nuestros bosques. Mediante acuerdos de custodia del territorio con fincas cinegéticas y cotos de caza de la Serranía de Cuenca que desarrollan modelos de gestión sostenible, te ofrecemos la posibilidad de conocer algunas de las especies faunísticas más representativas de nuestros bosques. Se trata de territorios en los que la gestión sostenible de las poblaciones de interés cinegético favorece y fomenta, además, la conservación de otras muchas especies animales. Fincas y cotos que son claros ejemplos de cómo la gestión cinegética puede compaginarse con la Educación Ambiental, y ser una excelente herramienta para la conservación de los ecosistemas naturales.

Los animales que habitan estos territorios se encuentran en absoluta libertad, por lo que su observación no deja de estar sometida, como en cualquier zona natural, a la suerte y paciencia necesarias del observador. Sin embargo, gracias al conocimiento específico de las diferentes especies y poblaciones presentes, la observación de diversas especies de ungulados como el ciervo ibérico (Cervus alphus), el gamo (Dama dama), el muflón (Ovis aries), la cabra montés (Capra pirenaica), el corzo (Capreolus capreolus) o el jabalí (Sus scrofa) es más probable en estos ambientes gestionados para el disfrute de la actividad cinegética. Otras muchas especies se benefician también de la gestión responsable de estos montes. Por ejemplo, el mantenimiento de puntos naturales de agua para la fauna cinegética favorece la conservación de ricas comunidades de anfibios. Otras especies, como el zorro (Vulpes vulpes) y la liebre (Lepus granatensis), varias especies de rapaces e innumerables especies de pájaros, e incluso los reptiles encuentran en estos terrenos cinegéticos lugares ideales para vivir. Los observamos, sin molestarlos; los fotografiamos, sin molestarlos; nos maravillamos; sin molestarlos; los aprendemos, sin molestarlos; y nos marchamos de su hogar con la extraordinaria sensación de haber compartido unas horas con los habitantes del bosque. ¿Te animas a probar suerte? No dudes en ponerte en contacto con nosotros.